FUMEC Empresarial

Blog

Los retos de las carreras de ingeniería en México

Ingeniero

La economía mexicana se está beneficiando del crecimiento de las industrias manufactureras, en particular la automotriz y la aeroespacial. Sin embargo, la falta de talento y la inadecuada preparación de los egresados de las carreras de ingeniería, representa un freno al crecimiento de estos sectores, lo que obliga al sistema educativo a repensar sus modelos, ya que las empresas se han visto obligadas a capacitar por su cuenta al personal que requieren.

La edición de junio de 2016 de la revista Manufactura ofrece un panorama sobre las necesidades, carencias y los retos que enfrentan las carreras de ingenierías  en el país, y que en este texto se plantea a manera de resumen.

Cada año México genera más de 100 mil egresados de las carreras de ingeniería, los cuales deben hacer frente a retos tan importantes como: la adaptación a una industria demandante y modernizada, el dominio del idioma inglés y el desarrollo de su capacidad de liderazgo.

¿Hay poco talento?

Actualmente, la industria aeroespacial mexicana ocupa entre 45 y 48 mil trabajadores en las más de 300 plantas ubicadas en Baja California, Chihuahua, Nuevo León y Sonora. El crecimiento de este sector ha sido tan grande que, al cierre de 2015, sus exportaciones sumaron casi 7 mil millones de dólares, colocando a nuestro país como uno con el mejor avance en el mundo.

aeroespacialEsto significa que la industria aeroespacial demanda anualmente cerca de 6 mil nuevos colaboradores entre técnicos básicos, especialistas e ingenieros de manufactura, materiales y calidad. Pero el problema radica en que estos puestos son difíciles de cubrir debido a la falta de capacidades de los ingenieros del rubro.

Luis Lazcano, director general de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial, señala que aun cuando los salarios en este sector son 20% más altos que sus equivalentes en otras industrias, sigue haciendo falta capital humano con la especialización requerida. En su opinión, lo que le hace falta a la mayoría de los candidatos es experiencia, dominio de idiomas y certificaciones internacionales.

El problema radica en la formación académica, pues no genera siquiera los requisitos básicos para entrar al sector aeroespacial. Miguel Álvarez, presidente del Consejo Mexicano de Educación Aeroespacial (Comea) y coordinador de Servicios de Apoyo Académico del Centro de Desarrollo Aeroespacial del Instituto Politécnico Nacional (CDA-IPN), explica que existen diferencias en la calidad de los graduados de ingenierías en México debido a que el reciente despertar de la industria ha puesto en evidencia que existen escuelas más maduras que otras.

De acuerdo con Álvarez, hasta 2007 el Instituto Politécnico Nacional (IPN) era la única institución que formaba ingenieros aeronáuticos, pero hoy existen 22 instancias públicas y privadas dedicadas a dicha labor. Sin embargo, el problema es que esas instituciones generan un talento básico y los egresados requieren ser capacitados por las empresas para llevarlos al nivel deseado.

Los verdaderos retos

Si bien la industria aeroespacial es un claro ejemplo de la falta de capacidades en los egresados, estos mismos retos los enfrentan los egresados de las carreras de base tecnológica.

No hablar inglés suele ser uno de los elementos más preocupantes, y los egresados de las universidades privadas suelen cubrir mejor dicho requisito, relegando a los profesionales provenientes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) o el IPN.

Pero, ¿por qué es necesario hablar inglés? En las industrias manufactureras y tecnológicas es fundamental que todo el personal —no sólo los altos ejecutivos— domine ese idioma, ya que los técnicos deben poder leer instructivos, manuales y demás materiales que sólo están disponibles en ese idioma, además de que muchas interacciones se dan también en inglés.ingeniero2

Por otro lado, los expertos coinciden en que el problema de fondo reside en un modelo educativo obsoleto, carente de formación especializada en diseño e innovación y con un enfoque en ensambles de bajo valor. El subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Salvador Jara, admite que el modelo actual no dota a los alumnos de competencias a la altura de la demanda laboral.

La parte más preocupante, como apunta Armando Soto, especialista del sector automotriz, es que los presupuestos federales destinados a las universidades públicas cada vez son menores para temas como la innovación, por lo que las instituciones académicas cuentan con pocos recursos para lograr un sistema eficaz.

Para consultar los artículos de la revista Manufactura haga Click Aquí

 

Tagged , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *